miércoles, 22 de marzo de 2017

Doroteo de Sidón: Carmen Astrologicum: Primer libro: Capítulo 11

La mayor parte del 2014 –primer año del blog– lo dediqué a traducir capítulo por capítulo el Carmen Astrologicum de Doroteo de Sidón. Lo dejé sin terminar por ocuparme en otras traducciones, pero hoy, hablando con un lector sobre el valor de este texto para los estudiosos del arte, he decidió seguir con la labor. Aquí continúo. 

Capítulo 11.- Sobre el conocimiento de cuántos dueños tendrá el nativo, si es un esclavo 

Si deseas saber cuántos dueños tendrá el nativo, si es él un esclavo, mira –si es de día– desde el Sol hasta el señor de la triplicidad del parte de la fortuna; luego mira cuántos planetas hay entre estos dos y tenlos como el número de amos. Si la natividad es nocturna, mira desde la Luna hasta el parte de la fortuna, luego en cuántos planetas hay entre los dos, entonces el número de estos planetas es el número de amos. Observa y si encuentras a la Luna sobre la Tierra, cuenta entonces lo que hay entre el signo de los esclavos –el cual es el sexto lugar– y el doceavo lugar, pues el número de planetas que encuentres entre estos dos, ese es el número de amos. Si la Luna está por debajo de la Tierra, marca entonces desde el doceavo signo hasta el sexto y procede como te he mencionado. Cualquier planeta que encuentras en un signo de dos cuerpos cuenta por dos. Si deseas saber cuántos dueños tendrá el padre del nativo, cuenta desde el Sol hasta el señor de su triplicidad, y cuantos planetas haya entre los dos, ese será el número de amos que tendrá. Marca desde la Luna hasta el señor de la triplicidad de la Luna para la madre.

 

domingo, 5 de marzo de 2017

Cita: Amistades y enemistades planetarias

Una de las muchas nociones básicas que la astrología moderna suele pasa por alto es la de las amistades y enemistades de los planetas. Se dice que los planetas aman/estiman/son amigos de ciertos planetas, y a su vez odian o están enemistados con otros. Más allá de considerar esto una humanización subjetiva e innecesaria de los astros, es en realidad una herramienta práctica y precisa, que nos sirve para determinar el resultado de una interacción planetaria.
El ejemplo más claro es la conjunción, muchas veces puede encontrarse uno con conjunciones donde no hay recepción por parte de ninguno de los dos planetas; en esos casos, la amistad o enemistad de los planetas nos dirá el carácter de la unión, y por tanto si las determinaciones resultantes serán favorables o desfavorables.
La amistad y enemistad de los planetas es tan definitiva que un odio como el que hay entre Mate y la Luna puede producir resultados letales, si uno de los dos interactúa con el otro y no hay factores atenuantes.

Amistad y enemistad

“Y de los planetas se dice que se estiman o se odian mutuamente. Con respecto a la estima, los antiguos dijeron que Júpiter estima a todos los planetas, y que él es su amigo, y que ellos  son sus amigos –excepto Marte. Todos los planetas son amigos de Venus y todos la estiman, excepto Saturno. Pero los amigos de Saturno son Júpiter, el Sol y la Luna; y sus enemigos son Venus y Marte, y ella es quien lo odia más. Y la amiga de Marte es Venus, y todos los demás planetas lo odian, y de ellos Júpiter es quien lo odia más. Pero los amigos del Sol son Júpiter y Venus [y Saturno]*, y sus enemigos Mercurio y la Luna. Los amigos de Mercurio son solamente Júpiter y Venus y Saturno, y sus enemigos el Sol, la Luna y Marte. Los amigos de la cabeza del dragón son Júpiter y Venus, y sus enemigos son Saturno y Marte. Pero los amigos de la cola del dragón son Saturno y Marte, y sus enemigos el Sol, la Luna, Júpiter y Venus.
Y otra clase de enemistad es si dos planetas tienen sus domicilios opuestos.
Y una tercera clase de enemistad es si dos planetas tienen sus exaltaciones opuestas.
Pero una amistad más fuerte es aquella que se da si dos planetas coinciden en naturaleza y en común cualidad y en substancia y dignidad. Justo como Marte coincide con el Sol, pues ambos coinciden en calor y sequedad y brusquedad y velocidad, y Marte es el señor de la exaltación del Sol, en donde se da la fortaleza del Sol; y justo como la Luna y Venus coinciden en frialdad y humead, y Venus es el señor de la exaltación de la Luna”.
Abú Ma’shar

 
*La cita original es tomada del libro Gran introducción al conocimiento de los juicios de las estrellas, pero en Introducción a la Astrología, texto posterior, el autor agrega a Saturno como amigo del Sol.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Grados que incrementan fortuna / degrees of increasing fortune

Siguiendo con el tema de los grados del zodiaco, publico aquí los grados que incrementan la fortuna. Abú Ma’shar nos dice lo siguiente: 
 
 “Los antiguos creyeron que había grados de incremento de fortuna en el círculo… Y dijeron que si planetas residían en uno de esos grados, significaba fortuna para el nativo; y la Luna o el parte de la fortuna o el ascendente en estos grados incrementan la fortuna del nativo. Y si hay caída para el nativo, estos grados lo llevan a elevarse en considerable medida”.
 
“Y refiriéndonos a estos grados, si el señor de la carta de un nativo cae en uno de estos, o el horóscopo de la carta lo hace, la persona sobrepasará en suerte a todo lo esperado”. 
 
Poco más que añadir, aquí la tabla: 

Tauro
14º
26º
29º
Leo
 
Escorpio
 
 
Acuario
19º
 
 

 

domingo, 26 de febrero de 2017

Grados zodiacales masculinos y femeninos

Ya ha pasado más de un año desde la última publicación, una disculpa para los lectores; he estado trabajando en la página hermana, Corpus Naturalis, además de en otras ocupaciones varias. Pero tengo ahora la intención de retomar la rutina de publicación y comienzo con una tarea que había dejado a medias, la recopilación de las tablas de los grados del zodiaco. 

Sabidos es por cualquier estudiante que los grados suelen clasificarse como grados masculinos y grados femeninos –ignórese la políticamente correcta tendencia contemporánea de clasificarlos en positivos y negativos. Por lo general, y desde la estandarización de la astrología moderna, esta clasificación está reducida únicamente a la sucesión de masculino, femenino, masculino, femenino, etc., partiendo desde el 0º de Aries, mas lo cierto es que ha habido varias clasificaciones, como por ejemplo: 

“Además, ciertos pueblos antiguos solían mirar en los signos masculinos y considerar los grados masculinos desde el inicio del signo hasta los siguientes doce grados y medio; y otros doce grados y medio eran femeninos; y otros dos grados y medio, masculinos; y los últimos dos grados y medio, femeninos. Pero en los signos femeninos, tenían por grados femeninos desde el inicio del signo hasta los siguientes doce grados y medio; luego doce grados y medio, masculinos; después de eso dos grados y medio, femeninos; y por último dos grados y medio, masculinos”.
Abu Ma'shar

También había quienes asignaban masculinidad a los dos primeros grados y medio de un signo masculino, luego los siguientes dos grados y medio eran femeninos, etc., y a la inversa en los signos femeninos.
Como sea, y a pesar de todo, la tesis más defendible es que la clasificación estandarizada en la astrología antigua, así como la más eficaz, es la que se daba en tablas minuciosamente copiadas –aunque no sin errores– de maestro a alumno. Estas clasificaciones servían para establecer si un planeta era apto para realizar aquella determinación que estuviera representando, ocupándose en toda delineación que requiriera del uso de la doctrina de la secta.
Así pues, para todos los estudiosos del arte, dejo aquí las tablas de Maternus, Abu Ma'shar, Al-biruni, Bonatti y Lilly, en orden zodiacal. 

Maternus
Masculinos
Femeninos
0º-6º, 12º-15º, 22º-29
7º-11º, 16º-21º
0º-6º, 17º-29º
7º-16º
0º-16º, 23º-29º
17º-22º
0º-1º, 7º-9º, 12º-17º 20º-25º
2º-6º, 10º-11º, 18º-19º, 26º-29º
0º-4º, 7º-14º, 26º-29º
5º-6º, 15º-25º
7º-11º, […]
0º-6º, […]
0º-4º, 10º-15º, 19º-26º
5º-9º, 16º-18º, 27º-29º
0º-3º, 10º-15º, 19º-26º
4º-9º, 16º-18º, 27º-29º
0º-1º, 5º-11º, 24º-26º
2º-4º, 12º-23º, 27º-29º
0º-7º, 12º-18º
8º-11º, 19º-29º
0º-8º, 12º-18º
9º-11º, 19º-29º
0º-9º, 20º-22º
10º-19º, 23º-29º

Abu Ma'shar
Masculinos
Femeninos
0º-6º, 9º-14º, 22º-29º
7º-8º, 15º-21º
0º-6º,  15º-29º
7º-14º
6º-16º, 23º-26º
0º-5º, 17º-22º, 27º-29º
0º-1º, 7º-9º, 12º-22º, 27º-29º
2º-6º, 10º-11º, 23º-26º
0º-4º, 7º-12º, 23º-29º
5º-6º, 13º-22º
7º-11º,  20º-22º
0º-6º, 12º-19º, 23º-29º
0º-4º, 10º-20º, 28º-29º
5º-9º, 21º-27º
0º-3º, 10º-13º, 19º-26º
4º-9º, 14º-18º, 27º-29º
0º-1º, 5º-11º, 24º-26º
2º-4º, 12º-23º
0º-10º,  19º-29º
11º-18º
0º-4º, 12º-17º, 25º-29º
5º-11º, 18º-24º
0º-9º, 20º-22º, 28º-29º
10º-19º, 23º-27º

Al-Biruni
Masculinos
Femeninos
0º-6º, 9º-14º, 22º-29º
7º-8º, 15º-21º
0º-6º,  15º-29º
7º-14º
6º-16º, 23º-26º
0º-5º, 17º-22º, 27º-29º
0º-1º, 7º-9º, 12º-22º, 27º-29º
2º-6º, 10º-11º, 23º-26º
0º-4º, 7º-12º, 23º-29º
5º-6º, 13º-22º
7º-11º,  20º-29º
0º-6º, 12º-19º
0º-4º, 10º-20º, 28º-29º
5º-9º, 21º-27º
0º-5º, 13º-16º, 22º-29º
6º-12º, 17º-21º
0º-1º, 5º-11º, 24º-26º
2º-4º, 12º-23º
0º-10º,  19º-29º
11º-18º
0º-4º, 12º-17º, 25º-29º
5º-11º, 18º-24º
0º-9º, 12º-14º, 20º-29º
10º-11º, 15º-19º

 Bonatti
Masculinos
Femeninos
0º-7º,  13º-18, 26º-29
8º-12, 19º-25º
5º-10º, 17º-20º, 24º-29º
0º-4º, 11º-16º, 21º-23º
5º-15º, 22º-25º
0º-4º, 16º-21º, 26º-29º
0º-1º, 8º-9º, 12º-22º, 27º-29º
2º-7º, 10º-11º, 23º-26º
0º-4º, 8º-14º, 23º-29º
5º-7º, 15º-22º
8º-11º, 20º-29º
0º-7º, 12º-19º,
0º-4º, 15º-19º, 27º-29º
5º-14º, 20º-26º
0º-3º, 14º-16º, 25º-29º
4º-13º, 17º-24º
0º-1º, 5º-11º, 24º-29º
2º-4º, 12º-23º
0º-10º, 19º-29º
11º-18º
0º-4º, 15º-20º, 25º-26º,
5º-14º, 21º-24º, 27º-29º
0º-9º, 20º-22º, 28º-29º
10º-19º, 23º-27º

 Lilly
Masculinos
Femeninos
0º-7º, 9º-14º, 22º-29º
8º, 15º-21º
5º-10º, 17º-20º 24º-29º
0º-4º, 11º-16º, 21º-23º
5º-15º, 22º-25º
0º-4, 16º-21º, 26º-29º
0º-1º, 8º-9º, 12º-22º, 27º-29º
2º-7º, 10º-11º, 23º-26º
0º-4º, 8º-14º, 23º-29º
5º-7º, 15º-22º
8º-11º, 20º-29º
0º-7º, 12º-19º
0º-4º, 15º-19º, 27º-29º
5º-14º, 20º-26º
0º-3º, 14º-16º, 25º-29º
4º-13º,17º-24º
0º-1º, 5º-11º, 24º-29º
2º-4º, 12º-23º
0º-10º, 19º-29º
11º-18º
0º-4º, 15º-20º, 25º-26º
5º- 14º, 21º-24º, 27º-29º
0º-9º, 20º-22º, 28º-29
10º-19º, 23º-27º