domingo, 5 de marzo de 2017

Cita: Amistades y enemistades planetarias

Una de las muchas nociones básicas que la astrología moderna suele pasa por alto es la de las amistades y enemistades de los planetas. Se dice que los planetas aman/estiman/son amigos de ciertos planetas, y a su vez odian o están enemistados con otros. Más allá de considerar esto una humanización subjetiva e innecesaria de los astros, es en realidad una herramienta práctica y precisa, que nos sirve para determinar el resultado de una interacción planetaria.
El ejemplo más claro es la conjunción, muchas veces puede encontrarse uno con conjunciones donde no hay recepción por parte de ninguno de los dos planetas; en esos casos, la amistad o enemistad de los planetas nos dirá el carácter de la unión, y por tanto si las determinaciones resultantes serán favorables o desfavorables.
La amistad y enemistad de los planetas es tan definitiva que un odio como el que hay entre Mate y la Luna puede producir resultados letales, si uno de los dos interactúa con el otro y no hay factores atenuantes.

Amistad y enemistad

“Y de los planetas se dice que se estiman o se odian mutuamente. Con respecto a la estima, los antiguos dijeron que Júpiter estima a todos los planetas, y que él es su amigo, y que ellos  son sus amigos –excepto Marte. Todos los planetas son amigos de Venus y todos la estiman, excepto Saturno. Pero los amigos de Saturno son Júpiter, el Sol y la Luna; y sus enemigos son Venus y Marte, y ella es quien lo odia más. Y la amiga de Marte es Venus, y todos los demás planetas lo odian, y de ellos Júpiter es quien lo odia más. Pero los amigos del Sol son Júpiter y Venus [y Saturno]*, y sus enemigos Mercurio y la Luna. Los amigos de Mercurio son solamente Júpiter y Venus y Saturno, y sus enemigos el Sol, la Luna y Marte. Los amigos de la cabeza del dragón son Júpiter y Venus, y sus enemigos son Saturno y Marte. Pero los amigos de la cola del dragón son Saturno y Marte, y sus enemigos el Sol, la Luna, Júpiter y Venus.
Y otra clase de enemistad es si dos planetas tienen sus domicilios opuestos.
Y una tercera clase de enemistad es si dos planetas tienen sus exaltaciones opuestas.
Pero una amistad más fuerte es aquella que se da si dos planetas coinciden en naturaleza y en común cualidad y en substancia y dignidad. Justo como Marte coincide con el Sol, pues ambos coinciden en calor y sequedad y brusquedad y velocidad, y Marte es el señor de la exaltación del Sol, en donde se da la fortaleza del Sol; y justo como la Luna y Venus coinciden en frialdad y humead, y Venus es el señor de la exaltación de la Luna”.
Abú Ma’shar

 
*La cita original es tomada del libro Gran introducción al conocimiento de los juicios de las estrellas, pero en Introducción a la Astrología, texto posterior, el autor agrega a Saturno como amigo del Sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario